Aprende a levantarte

Publicado por Lorena en

«Cuando te caes, hay que levantarse». A esta frase que tantos años he escuchado, hasta no hace mucho no le daba la importancia que se merece. Me ha valido para salir adelante muchas veces a lo largo de mi vida. Incluso literalmente me ha acompañado muchos años, cuando me caía patinando y acto seguido me levantaba.

Sin embargo, como todo en esta vida, el enfoque que le das a las palabras, puede cambiar el significado de forma radical. Y tornarlo ambiguo y poco eficiente a la larga. Porque la cosa no es levantarse, la cosa es levantarse y sentirse bien, en paz. ¿No crees?

Salir de un problema muchas veces no es suficiente. Nuestro cerebro está diseñado para que sobrevivamos, sin embargo, el cómo te sientas después de haber sobrevivido, «le importa un comino».

En muchas ocasiones, si hay que caer, y hay que caer en un hoyo muy profundo, hay que darse tiempo para levantarse. Hay que dejarse estar en ese hoyo el tiempo necesario. El cuerpo, la mente y el espíritu, necesitan ese tiempo. Necesitas ese tiempo para aprender de ello y poder evolucionar.

Esto me gusta verlo como una mariposa cuando sale de su crisálida. Necesita estar un tiempo en reposo, para luego expandir sus alas y volar más fuerte y decidida que nunca.

De la misma manera que la mariposa sale de su crisálida, nosotras hemos de salir de la nuestra. Así que llegado el momento necesario, tenemos que salir de ese hoyo oscuro en el que nos hemos metido. Para evolucionar, para vivir una vida mejor.

¿Cómo me levanto de ese hoyo?

Si te fijas, en el título del post te hablo de aprender a levantarte, no de salir del hoyo. Son dos cosas diferentes.

Aprender a levantarse son los primeros pasos que tenemos que dar para tomar las riendas del proceso de salir del hoyo. El camino para salir es otra cosa, que si te parece interesante te hablaré en otro post.

Hoy te quiero hablar de aprender a levantarse, porque muchas de nosotras no sabemos cómo hacerlo. Se necesitan muchas herramientas para hacerlo de una manera sana y efectiva. Es decir, de una forma que sea beneficiosa para ti tanto mental, espiritual y corporal.

Porque muchas veces salimos del hoyo sin poner foco en nosotras mismas, y el resultado no es sentirnos plenamente bien, sino más bien se parece a una supervivencia. Salimos del agujero, pero bien parece que tengamos un pie todavía enganchado en el hoyo. Nos sentimos como en el límite de un abismo con riesgo de volver a caer todo el día. ¿Es tu caso?

¿Por qué sucede esto?

Esto sucede porque no ha habido un aprendizaje. No has integrado el aprendizaje que hay detrás de las grandes crisis, no ha cambiado nada, lo único que ha sucedido es que has sacado fuerzas de donde has podido para no morir. Has sobrevivido, te has salvado, pero no te has transformado en una mariposa.

Esto es debido a no saber levantarse del hoyo de una forma sana y efectiva. Lo que hacemos es levantarnos de forma más bien instintiva, desde dos perspectivas diferentes que te explico ahora mismo.

Una perspectiva es la de poner el foco en el exterior. Por ponerte un ejemplo, «tengo que seguir adelante porque sino no voy a poder atender a mi familia», «tengo que salir adelante porque no quiero que me vean así mis padres», «tengo que levantarme porque tengo que trabajar para que no me quiten el piso». Es decir, estamos basando nuestra decisión de levantarnos en una circunstancia externa a nosotras.

¿Qué problema tiene esto? Me dirás…El problema es que si algún día eso a lo que nos hemos estado agarrando nos falta, o deja de ser una realidad para nosotras, no sabremos levantarnos de otra manera, y puede que no lo consigamos.

Y la otra perspectiva es la de levantarse desde las emociones. Con esto me refiero a levantarse desde el rencor, la ira, o la vergüenza por ejemplo. Si cada vez que te levantas del hoyo, te levantas con rabia, no te habrá servido para nada caer en ese hoyo, y no habrás aprendido nada. Te sientes fatal, porque las emociones sin solución y sin aprendizaje no son algo que nos haga sentir bien. Por ponerte un ejemplo, te dices a ti misma «voy a salir adelante porque me siento avergonzada de estar así» o «voy a levantarme y me van a hacer pagar por todo lo que me han hecho, estoy llena de rabia».

En estos casos, la energía que estás moviendo no es una energía sana para ti. Tu cuerpo está sintiendo que estás en peligro, ya que son emociones relacionadas con el miedo, el peligro de vida o muerte. El cerebro reptiliano o primitivo nota que estás en peligro, y es el que desarrolla una serie de procesos para que sobrevivas. Y que sobrevivas no significa para nada que seas feliz.

¿Cómo aprendo a levantarme entonces?

Si ya te ha quedado claro que estas dos perspectivas que te he comentado, levantarse poniendo foco en el exterior, o levantarse desde las emociones, no son eficientes, me preguntarás…¿cómo me levanto entonces?

La solución que te traigo hoy es aprender a levantarse desde el amor hacia una misma. Levantarse desde el amor. Y claro, a esto no se nos ha enseñado en secundaria, ¿no es cierto? Así que si quieres aprender a levantarte de un hoyo de una forma eficiente, vas a tener que arremangarte y ponerte manos a la obra, como se suele decir.

A esta solución a la que me estoy refiriendo la he denominado «ritual de amor». ¿Por qué es un ritual? Porque un ritual es algo que tenemos automatizado, algo probado que nos hace sentirnos a gusto y en el que confiamos plenamente que da los resultados adecuados.

Tiene que estar automatizado para que cuando llegue el momento, sientas seguridad de que va a acercarte a un momento mejor del que estás viviendo. Por tanto lo tienes que tener muy bien trabajado para que te salga con facilidad. Date cuenta de que en esos momentos, tu energía y fuerza están muy mermados. Tiene que resultarte fácil y cómodo.

Si no tienes trabajado esto con anterioridad, cuando estás deprimida y hundida, una no piensa en que sea merecedora de nada. Nos sentimos insignificantes y poco valiosas. Es por eso, que tenemos que tener un ritual de autocuidado ya previamente establecido, que nos haga dar pequeños pasitos en la dirección adecuada.

Me explico. Si tu todos los días dedicas un tiempo a escuchar tu cuerpo, tus necesidades, lo que te hace que te sientas valiosa y plena. Y creas un ritual diario que contenga pequeñas dosis de amor, lo tendrás automatizado, y sabrás que es efectivo. Por que lo habrás probado e interiorizado.

Además, levantarse desde el amor hacia ti misma tiene que tener un fin preestablecido, un objetivo. Para mi, me resulta muy útil establecer como fin vivir la vida que me merezco vivir, una vida plena y con buenas dosis de felicidad. Y ten claro esto, grábatelo a fuego en tu mente, EN ESTA VIDA TE LO MERECES TODO. Así que busca un objetivo para tenerlo a mano en esos difíciles momentos. Y recuerda, ¡¡el objetivo es para ti!!

Esta «rutina de amor» es tu salvavidas. Así que no se en tu caso, pero en el mío, no escatimo en tener el mejor salvavidas. Así que también te recomiendo que no escatimes en crear tu mejor «rutina de amor». Será un salvavidas en el que confiarás, ya que sabrás por propia experiencia que te va a hacer sentir mucho mejor, y te va a acercar a ese objetivo que hace que tu vida siga adelante.

No hay una forma más efectiva y real de salir del bache, que con autocuidado y autoconocimiento. Así que te animo desde aquí a comenzar a diseñar tu «ritual de amor».

Comparte conmigo y con la comunidad cuales son esas pequeñas cosas que te hacen sentir bien y en paz. Así nos damos ideas entre todas. Déjame un comentario abajo contándomelo. O déjame un saludo para sentirte cerca.

¿Me ayudas a llevar mi mensaje a más mujeres maravillosas? Compártelo con quien tu quieras, te lo agradezco de corazón.

Si quieres pasar a la acción y comenzar tu camino de salud natural femenina con mi apoyo directo, mándame un email exponiéndome tu caso. Me apasiona ayudar a mujeres a conseguir objetivos saludables.

¿Te has quedado con ganas de más? Suscríbete a la comunidad de semillas con amor si quieres más contenido natural. Nos vemos dentro.

¡Un abrazo semilla!

Lore.

Fotografía de Vladislav Muslakov en Unsplash


1 comentario

Lorena · marzo 28, 2019 a las 7:52 am

¿Ya tienes tu Ritual de Amor? ¿Qué es lo que te hace sentir bien que te lo puedes dar tu? ¡Cuéntamelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies