Cómo no volverte loca con los regalos si eres zerowaste y minimalista

Publicado por Lorena en

Un regalo de la Naturaleza (Boletus Pinophilus)

Regalar es un acto que nos da placer. Tanto al que lo hace, como al que lo recibe. Sin embargo para las personas que estamos minimizando nuestras pertenencias al máximo, y que además estamos en el camino del residuo cero, un regalo puede ser todo un acto de reflexión.

De hecho, en el mundo del zerowaste y el minimalismo, muchas personas tienden a pensar que lo mejor ante un regalo es rechazarlo. Y otras muchas, aun gustándoles hacer regalos, se reprimen pensando que es un acto consumista y vacío. Y desde mi punto de vista nada de esto es una realidad.

Una persona que te quiera regalar algo puede conocer tus valores, y respetarlos a la hora de hacerte un regalo. Claro está, el resto del mundo no sabe lo que piensas, ni lo que quieres. Hay que transmitir a las personas que te rodean estos valores, para que puedan regalarte y que ese regalo te haga sentir bien.

¿Por qué son esenciales los regalos?

Si eres una persona minimalista y zerowaste, quiero que sepas que tener los brazos abiertos a las personas que te quieran hacer un regalo es esencial para ti. Sentirse merecedor y recibir es necesario para una correcta salud tanto emocional como mental. La clave es aprender a transmitir lo que en realidad quieres recibir. No es fácil, es un largo camino, sin embargo es posible.

Es un camino largo porqué nos cuesta explicar con detalle lo que queremos recibir. En muchas ocasiones no sabemos lo que en realidad necesitamos, o no sabemos como decirlo sin que la otra persona se sienta ofendida. En fin, tenemos miedos e inseguridades por un lado, y por otro nos cuesta expresar lo que queremos.

En mi caso, he ido poco a poco trasmitiendo a las personas cercanas mis valores, intentando ser lo más simple y clara posible. Siempre tengo en mente que la otra persona no se puede meter dentro de mi cabeza y que si hay alguna cosa que no me gusta del regalo (envoltorios, materiales, empresa que lo fabrica), hay que ser agradecido. Es muy probable que la otra persona desconozca todo lo que tu sabes, de la misma manera que tu no lo sabes todo en este mundo. Seamos más humildes, siempre hay una solución para todo.

En la búsqueda de la solución perfecta

La perfección no existe, aunque si que puede haber una solución intermedia que te haga sentir bien. En mi caso, la búsqueda de esta solución que me haga sentir a gusto, me ha hecho crecer mucho como persona. He tenido muchas luchas internas con frases tremendas en mi mente como: «le digo que no quiero regalos», «le digo que no lo quiero», «le digo que no me gusta», «le digo que es consumismo». Y estas frases lo único que hacían era daño, tanto a mi como a la otra persona.

Por mucho que yo quisiera cambiar las cosas, por mucho que yo quisiera cambiar el mundo…la que tenía que cambiar era yo primero. Indagué en mis verdaderos valores, y vi que mi valor fundamental era el amor. Así que comencé a transmitir lo que yo quería, desde el amor. Me di cuenta de que cuando me preguntaban que quería de regalo podía decir «para mi el mejor regalo es la compañía que me das»,»puedes invitarme a cenar», o «en verdad no necesito nada». También me di cuenta de que yo podía regalar de otra manera: envolviendo con tela, envolviendo con papel de periódico, regalando experiencias, regalando artículos de segunda mano…y que eso repercutía en los regalos que esas personas me harían en un futuro.

Tienes que buscar un punto en el que tu seas feliz con lo que te regalan, y la otra persona se sienta feliz sabiendo que te está haciendo un regalo que en verdad te encanta. Sé que es posible porque a ese punto es al que he llegado yo.

Los regalos que he recibido

Este año, me he dado cuenta de que las personas que me rodean, entienden perfectamente cuáles son los valores que me motivan y que me hacen sentir plena. Y han acertado al 100% en todos sus regalos.

Así que voy a compartir contigo estos regalos que me han hecho por mi cumpleaños, por si te sirve de inspiración.

Vamos allá!

Vale por Tres comidas/cenas

Este vale de regalo es un ejemplo de lo que te decía de pedir de regalo una experiencia. En mi caso, disfruto mucho probando recetas nuevas en restaurantes, así que es un gran regalo para mi. Lo que me ha encantado ha sido que no ha usado papel, ya que me lo ha enviado por email.

Ramo de Rabanitos

Este es un precioso ramo de rabanitos ecológicos. Me encanta que todo lo que me regalen sea aprovechable, y en este caso los rabanitos tienen doble función, decorativa y comestible. Además, la persona que me lo regaló se ha esforzado en utilizar materiales reciclados, y ha quedado precioso. Todo un acierto.

Corazón de Fisioterapeuta

Me encanta el arte, y este ha sido un regalo de arte en mayúsculas. Es un dibujo artesano, realizado muy cerquita de donde yo vivo por los chicos de The Aoack. Apostar por negocios locales es importante para mi. Ha sido un regalo con mucho corazón!!

Otro magnifico regalo para mi, ha sido pagarme un año de socia en la Asociación Biodevas. Es una asociación creada por y para personas no expertas en temas medioambientales, pero que quieren poner su granito de arena para cuidar el medio ambiente. Justo lo que a mi me gusta, hacer lo que esté en mi mano para transformar el mundo. Me encantó esta iniciativa, así que no dudé en pedirlo como regalo.

Botella de Acero inoxidable

Este ha sido otro de los regalos que me ha encantado. Llevo tiempo queriendo una botella de acero inoxidable para mis salidas de montaña de larga duración. Antes usaba botella de plástico, pero ahora llevaba una botella de cristal (ya que era lo que tenía en casa y no quería comprar otra). El cristal no es lo más adecuado para ir de monte, ya que pesa mucho y puede romperse, pero no tenía prisa en comprar una botella, podía esperar.

Cesta de productos de la Tierra
Pintura a Mano

Otro precioso regalo ha sido una cesta de productos de la tierra. Una cesta, sin ningún tipo de plástico, con tarros reutilizados…y además decorada por las manos de una bellísima personita. Gracias Elia, eres un amor.

Un Libro

Otro regalo, ha sido este libro de Patricia Ramírez. Para mi, un buen regalo siempre es un libro. Si se encuentran de segunda mano, siempre los prefiero así. En formato digital he de reconocer que no me entusiasma leer, así que aprovecho a pedir algún libro de vez en cuando en formato papel. Cuando los termino, los dejo en las paradas de autobús, para que otra persona lo aproveche. ¡Que fluya el conocimiento!

Rúcula

Otro regalito ha sido un ramito de rúcula. Recién cogida de la tierra, y con un sabor espectacular.

Todo esto es un claro ejemplo, de que se puede ser zerowaste y minimalista, y aun así recibir regalos y disfrutarlos tanto la que lo recibe como la persona que los ha hecho.

Y ahora…unos trucos para no volverte loca con los regalos.

Quería darte algún que otro truco que he aplicado yo a lo largo de este camino del zerowaste y el minimalismo para transmitir lo que quiero y para solucionar algún que otro bloqueo mental que me surgió.

  • Si el regalo es algo por lo que no puedes pasar de ninguna de las maneras, sin duda recházalo. Por ejemplo: si eres intolerante al gluten, y te regalan un bizcocho de trigo. Así la persona que te lo regala sabrá algo importante de ti, y se ajustará en futuros regalos.
  • Si es un regalo de una persona que ha intentado ajustarse a tus valores pero lo que te regala ya lo tienes o no lo necesitas, acéptalo y búscale otro dueño. Alguna persona en el mundo seguro que lo va a usar. Por ejemplo: si tienes una taza de desayuno, y te regala otra.
  • Adelántate a fechas señaladas de regalos habituales, y haz una lista de regalos con aquellas cosas que necesitas. Por ejemplo: la botella de acero inoxidable que me han regalado este año.
  • A las personas que te regalen, si aciertan con determinadas características, felicitarlas siendo concreta con aquello que te ha parecido bien. Para que haya aprendizaje. Por ejemplo: me ha encantado que hayas tenido el detalle de usar una caja reutilizada para embalar el regalo.
  • Cuéntales a las personas que forman parte de tu circulo de influencia, que prefieres que te regalen experiencias y tiempo, a objetos materiales. La compañía es el mejor regalo que te pueden dar, déjaselo claro. Por ejemplo: me encantaría que este año mi regalo fuera un paseo por el monte recolectando setas.

Desde aquí, quería aprovechar a darle las gracias a tod@s l@s que me felicitáis, l@s que habéis pasado tiempo conmigo, l@s que me intentáis comprender aunque os parezca «raro» lo que hago, l@s que os esforzáis por hacerme sentir feliz con pequeños (que para mi son grandes) detalles, l@s que me leéis y ponéis en práctica lo que os recomiendo. En fin, a todas las personas que me hacen sentir amada, os llevo en mi corazoncito.

Me hacéis ver que este camino que he escogido, de verdad merece la pena vivirlo y compartirlo. Y tu…¿qué regalo zerowaste minimalista te ilusionaría que te hicieran? ¿Qué trucos tienes para recibir objetos sin sufrir por ello? Cuéntamelo abajo en forma de un maravilloso comentario, así me harás otro regalo que me pondrá muy contenta.

¡Un beso enorme!

Lore.

Fotografía de InteligenciaECO


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies