¿Mantienes tus nuevos hábitos?

Publicado por Lorena en

Incluir un nuevo hábito en tu vida no es una tarea fácil, ¿verdad? A todos nos ha pasado que se nos enciende la bombillita y nos decimos «a partir de la próxima semana voy a…».

Y sí, llega el lunes, te levantas motivado y comienzas con tu nueva autopromesa. Sin embargo, no suele durar mucho esa motivación inicial, y el hábito en unas semanas ya se habrá enterrado en el baúl de los recuerdos.

Esto te frustra, ya hace que te sientas mal por haberte fallado a ti mismo. La autoestima queda por los suelos y te sientes pequeñito. Si alguna vez te has sentido así, quiero que sepas que he escrito este post con mucho cariño, para compartir contigo dos formas con las que mantendrás nuevos hábitos, de una forma más sencilla y para que tu autoestima no decaiga. Sigue leyendo.

Quiero que te des cuenta de una cosa. Toda tu vida está rodeada de hábitos. Desayunar, lavarse los dientes, hacer la compra, maquillarte antes de salir de casa… ¿Por qué unos hábitos sí que los incluyes y otros te resulta tan complicado? Pues esto sucede normalmente por dos motivos principales: mala organización de tareas y desconocimiento del hábito a incluir.

Para explicarte mejor esto, voy a usar una frase muy común como ejemplo: «quiero meditar porque sé que es importante para mi, pero con el tiempo pierdo el hábito y esto me desespera».

Primera problemática que te había dicho que repercute en la perdida de nuevos hábitos, una mala organización de tareas. Esto es un problema de agenda, o de la ausencia de ella. Es decir, no hay una agenda bien diseñada que haga que, en cada momento del día, sepas exactamente lo que tienes que hacer solamente con mirarla. En el caso del ejemplo, debería tener marcado en la agenda todos los días, por ejemplo, «a las 8 de la mañana voy a meditar 5 minutos». Así es mucho más fácil que lo realice por el simple hecho de estar agendado.

Todo lo que quieras hacer en el día a día, debe de estar en la agenda. No solamente las cosas que para ti son obligatorias, como el trabajo, llevar a los niños al cole…sino también las cosas que son fundamentales para ti como individuo, como puede ser pasar tiempo con tu pareja, hacer ejercicio, ver a un amigo, tomarte un descanso, etc. Y recuerda esta frase «si no está en la agenda, no existe». Es decir, si no lo escribes, realmente no le estás dedicando un espacio en tu vida, y con el tiempo lo abandonarás.

Además, para que una agenda esté correctamente organizada, se requiere un amplio trabajo de conocerse a si mismo y saber las prioridades que tienes en tu vida. Porque si no sabes cuáles son tus prioridades en la vida, ¿qué tareas pones en tu agenda y cuáles omites?  Pero este ya es otro tema, que si te interesa, te recomiendo que me dejes un comentario abajo para que haga futuros post al respecto.

Segunda problemática que te había dicho que repercute en la perdida de hábitos, la excesiva dificultad del hábito escogido y su desconocimiento. Los hábitos que quieras fijar tienen que ser fácilmente alcanzables, que no salgas de tu zona de confort, o por lo menos que no te saquen mucho de tu zona de confort. Cogiendo nuevamente el ejemplo que te expuse arriba, si quieres incluir una rutina de meditación diaria, y eres principiante, te recomiendo que empieces por 5 minutos al día. Además, debes de informarte bien del proceso que requiere el nuevo hábito y las complejidades que pueden aparecer. Siguiendo con el ejemplo de la meditación, debes informarte de la técnica de meditación que vas a hacer (porque hay más de 8000 formas diferentes de meditar), de qué complicaciones te van a surgir en el proceso (interrupciones, cambios de estado de ánimo puntuales, afloramiento de sensaciones nuevas…). Y ten una cosa en cuenta, es normal cometer errores, no te juzgues tanto, se amable contigo mismo.

Así que, como resumen, la primera solución que te doy para que no abandones con tanta facilidad tus hábitos, es que tengas una agenda personal, y la segunda es que te informes del hábito que quieras incluir y que sea un hábito sencillo.

Pues ya me contarás si pones estos consejos en práctica, y si te ayudan a incluir nuevos hábitos en tu vida, de una forma más sencilla y sobre todo, cuidando de tu autoestima.

Si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales o mándaselo a quien tu crees que le puede resultar útil. Así mi mensaje puede llegar a más gente que se puede beneficiar de ello. Te lo agradezco de corazón.

Si quieres pasar a la acción y comenzar tu camino de salud natural femenina con mi apoyo directo, mándame un email exponiéndome tu caso. Me apasiona ayudar a mujeres a conseguir objetivos saludables.

Suscríbete para no perderte nada de lo que publico, te haré llegar directamente a tu bandeja de correo todos mis posts.

Un abrazo! Lorena.

Photo by rawpixel on Unsplash

Categorías: Bienestar

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies