¿Convives con el dolor?

Publicado por Lorena en

Si es así, ¿qué opinión tienes acerca del dolor? ¿Es normal tenerlo? ¿Quieres que desaparezca rápidamente? ¿O piensas que el dolor es una parte de un proceso que desconocemos?

Hoy quiero que abras tu mente, y cuestiones tu punto de vista sobre el dolor. Te aseguro que si lo haces, tu forma de entender la salud cambiará para siempre.

Aunque igual ya ha germinado una semilla en ti después de haber leído el anterior artículo en el que te he hablado de cómo puedes influir en la manifestación de patologías y dolores, responsabilizándote de tu salud, y ves el dolor desde una perspectiva diferente. Si no lo has leído todavía, te invito a que lo hagas, para que aprendas a prevenir muchos dolores.

Si ya lo has leído, continuamos con el post de hoy.

La sociedad actual y el dolor

La sociedad ha asumido que con los años, es normal tener dolores. Y no solo eso. Ha llegado a la conclusión de que no se debe de tener dolores. ¿Soy yo la única que piensa que esto es un problema?

Nos decimos a nosotros mismos que el futuro estará lleno de dolores, y a la vez, nos decimos que mitigaremos ese dolor con todo tipo de pastillas y remedios varios.
Y esto es una bomba, parece que estemos abocados a no salir de la farmacia. O a que a nos inyectemos a diario una especie de suero de la felicidad, como en el libro de «Un mundo feliz» de Aldous Huxley.

A esto hay que sumarle que hoy en día todo tiene que ser inmediato, o para ayer si es posible. Conozco personas que se toman a diario más de 20 pastillas. He visto un anuncio de pastillas masticables para niños, para que te las lleves en el bolso e inmediatamente el dolor de tu retoño desaparezca.

Desde mi punto de vista, esto se nos está escapando de las manos. Me resulta preocupante, ¿a ti no?

¿Es normal que quieras deshacerte de todos los dolores de forma instantánea? Sacaremos algo más en claro de todo esto si indagamos un poco más en lo que es el dolor.

¿ Qué es el dolor?

Como te decía al inicio del articulo, me gustaría que te cuestionaras tu punto de vista a cerca del dolor. Sobre todo los dolores que se repiten en el tiempo, los dolores crónicos.

En tu caso ¿acudes al especialista para que te quite los dolores? Si es así, solo quiero que sepas que lo que te estás quitando, es un síntoma. Y en muchas ocasiones ese síntoma, ese dolor se repite o se hace crónico. No me entiendas mal, si todavía no conoces bien tu cuerpo y tu ser, y no sabes cómo prevenir que el dolor llegue a manifestarse, acudir al especialista es lo que yo te recomiendo.

Aunque repito, el dolor no es más que un síntoma de lo que le está pasando a nuestro cuerpo. Si te quitan el síntoma, lo único que estás haciendo es alargar el problema, ya que no estás quitando la causa. Lo que tienes que investigar es cuál es la causa de esos dolores, y atajarlo de raíz.

No te voy a engañar, no aprendí todo esto por el camino del conocimiento. Aprendí todo esto por el camino del dolor.

Mi experiencia con el dolor

De más joven me dolía el cuerpo, tenía crisis asmáticas, problemas de ansiedad social…en fin una serie de dolores y malestares recurrentes que no se iban, no se curaban, lo que hacían era acumularse.

Era joven, y deportista ¿qué me pasaba entonces? Vivía una vida se puede decir soñada para mucha gente, tenía un trabajo a jornada completa, una pareja estable, cosechaba éxitos deportivos, llevaba una dieta saludable…Pero sentía dolor y enfermaba con facilidad. Algo no me encajaba.

Además, nunca me gustaron las medicaciones. Desde que tengo recuerdo, y esto mi madre puede dar fe de ello, odiaba tomar pastillas, polvos y demás productos químicos de índole farmacéutico. Directamente mi cuerpo rechazaba muchos de ellos. Este fue un punto en favor de que pensara ¿que le pasa a mi cuerpo que no quiere medicarse?

Con 25 años tomé la decisión de indagar que es lo que me estaba pasando. Comencé a cuestionarme por qué enfermaba si «hacía todo lo que tenia que hacer». Todo lo que creemos que hay que hacer claro está.

Con dolor no quería vivir. Hasta que comprendí que sin dolor no hay curación, y que por lo tanto es necesario. Así comencé a indagar en el dolor, y en las sensaciones que tenía en el resto del cuerpo cuando este aparecía en escena. Me di cuenta de que esos dolores se repetían en el tiempo, y comencé a ver algunos patrones repetitivos.

Llegue a la conclusión, de que lo que yo estaba entendiendo por enfermedad, que era el dolor, en realidad no lo era. En realidad no era otra cosa que un síntoma que se repetía. Y que por tanto, no me curaba porque no estaba eliminando la causa, sino silenciando el síntoma.

Comencé a preguntarme cuál era la causa de mis dolores. Comencé a buscar información, leer libros, formarme, y a poner en práctica todos estos conocimientos que iba adquiriendo.

Y con el tiempo, querida lectora, los síntomas fueron desapareciendo. Dejé de convivir con el dolor, dejé de asumir que el dolor era el problema. Y sobre todo me di cuenta de una cosa. Que después del dolor, venía la curación. Así que comencé a bendecir el dolor y a darle las gracias, porque sabía que con el tiempo, la curación iba a llegar.

El dolor es necesario.

Con todo esto, lo que pretendo trasmitirte es que te des cuenta de que no tenemos que tener miedo al dolor. El dolor es un síntoma, que además lo que nos está indicando es que nuestro organismo requiere de cuidados y atenciones. Nos está diciendo que tenemos que indagar en nosotros mismo, ya que hay algo que con anterioridad hizo que el cuerpo enfermara. Nos está diciendo que tenemos que amarnos más.

Nos abre una nueva oportunidad de autoconocimiento. De saber que hay en nuestra vida que no nos encaja y que tenemos que cambiar.

Solo quería escribir algo más. Y es que este blog, es mi punto de vista. No quiero te lo tomes como un dogma. Son mis experiencias. Pero lo que si me gustaría es que te cuestiones las creencias que ahora tienes sobre la vida, el dolor y la necesidad creada que tenemos hoy en día de que todo sea rápido e indoloro.

Para mi, el hacerme este tipo de preguntas ha hecho que tenga una vida mucho más plena y con sentido. Es por ello que escribo para ti. Porque se que mucha gente en el mundo está entrando en una espiral de no retorno. Y si algo puedo hacer para cambiarlo, aquí estoy al pie del cañón.

Si te ha gustado el post, compártelo en tus redes sociales si crees que le puede resultar útil a otras personas. Te lo agradezco de corazón.

¿Te has quedado con ganas de más? Suscríbete a la comunidad de semillas con amor si quieres más contenido. Nos vemos dentro.

Un abrazo,

Lore.

Photo by rawpixel on Unsplash


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies