En la aceptación está la clave de una vida plena

Publicado por Lorena en

Sé que la palabra aceptación no parece muy atractiva cuando nos referimos a los acontecimientos negativos que nos suceden. ¿Es tu caso? ¿Aceptas que haya cosas en tu vida que no te gustan?

Desde mi punto de vista no aceptar los acontecimientos que nos suceden, tanto positivos como negativos, es la fuente de todas nuestras ansiedades y frustraciones. Y por tanto, es el muro que tenemos que saltar si queremos tener una vida plena. Aprender a aceptar es la clave para tener una vida plena.

Si, ya sé lo que piensas. «Aceptar es lo mismo que resignarse» me dirás. Pues hoy quiero que salgas de esta lectura con la idea bien clara de que NO ES LO MISMO. Y quizá por esta gran confusión, esta palabra que tanto poder me ha dado, tiene tan mala fama. Así que «vamos a darle vuelta a la tortilla», vamos a hacer pensar un poco a nuestra mente, sigue leyendo.

¿Qué significa resignación?

El término resignación es sinónimo de conformidad y tolerancia. Significa no estar de acuerdo con un suceso que te está ocurriendo y que te hace sentir mal, y aun así conformarte y no hacer nada para solucionarlo. Toleras lo que te sucede y te hace sentir fatal.

El grave problema que reside en esta palabra, es que te transformas en una víctima, con lo que ello conlleva. Una víctima tiene un nivel de autoconfianza muy bajo. No confía en sí misma, y lo peor de todo pone la culpa a lo que le está sucediendo fuera de su ámbito de acción. Es decir, cree que no puede hacer nada para cambiar su situación.

Esta conducta lo que hace es transformar tu vida en un círculo vicioso de tolerancia-victimización, que no la deja avanzar hacia una vida plena y feliz. Este comportamiento es terrible, y salir de esta manera de ver el mundo no siempre resulta fácil.

¿Cuál es la diferencia entre resignación y aceptación?

Ya tienes claro qué es resignación, y espero que tengas claro que no es una forma interesante de vivir. Así que si tiendes a ver el mundo con esas «gafas oscuras»,
tienes que cambiar esta forma de relacionarte con los sucesos que te ocurren. Te invito a que rompas esas gafas y las cambies por las gafas de la aceptación.

Aceptación tampoco es negar lo que te está sucediendo, ni tampoco es ponerte a la defensiva.

Si niegas los sucesos que te ocurren, no aprendes de ellos, no hay una evolución. El ser humano para evolucionar tiene que aprender de sus errores y corregirlos. Si hay algo que te está sucediendo que no te gusta tienes que ver él porque se ha manifestado en tu vida. ¿Es la primera vez que te pasa? ¿Puedes salir de ello? Tienes que dar respuesta a estas preguntas y poner acción para que no se repita.

El aprendizaje solamente se da cuando ponemos nuestros conocimientos en práctica. Si quieres cambiar algo, tienes que hacer cosas diferentes, para obtener resultados diferentes.

Tampoco es la mejor estrategia el ponerte a la defensiva, luchar. Esto no es bueno ya que en el momento en el que te pones el «modo lucha on», tu cuerpo siente que estás en peligro de muerte. Por aquello del reflejo de lucha y huida. Esto genera en definitiva una respuesta de tu organismo de estrés, y te pasará factura más adelante. Seguro que alguna vez has sentido estrés en tu vida ¿no es así? Cansancio, dolores, malas digestiones…Además, las decisiones y acciones que tomamos en momentos de estrés no son las más adecuadas. Son decisiones movidas por el instinto de supervivencia que son exclusivamente para eso, para sobrevivir. Una vida vivida en modo de supervivencia no es una vida feliz es una vida de estrés.

Así que en mi opinión negar lo que nos está sucediendo o luchar contra ello, no nos acerca a una vida plena, sino todo lo contrario.

Como te decía anteriormente, la mejor forma para vivir una vida plena y feliz, es mediante la aceptación. De esta manera, a diferencia de la resignación, pones el enfoque de lo que te está sucediendo en ti, y no en el suceso en sí. Me explico.

En la aceptación está la clave para una vida plena

Te he dicho que en la aceptación, el enfoque lo pones en ti. En cómo te comportas, en lo que piensas y en lo que puedes hacer al respecto de un suceso que te está ocurriendo. Es decir, aceptas el suceso que te ocurre, aceptas que no vas a poder cambiarlo en el momento presente (ya que ya ha ocurrido). Y lo más importante, pones el enfoque en ti para ser consciente de cómo puedes tomar las acciones pertinentes para que no se vuelva a repetir este suceso en el futuro o para cambiar el rumbo de la situación.

Lo que tienes que tener claro para cultivar tu aceptación, es que solo puedes cambiar aquello que está en tu mano cambiar. Es decir, solo puedes hacer cambios en ti, y en tu circulo de influencia. Esas acciones que tomarás son aquellas acciones que está en tu mano modificar. Voy a ponerte un ejemplo para que te quede más claro todo esto de lo que te estoy hablando.

Este fin de semana he visto un terrible incendio en un bosque de Pola de Somiedo que me hizo sentir muy triste y rabiosa. En ese momento si actúo como una víctima me puedo decir «me siento mal por lo que veo, no puedo hacer nada, la culpa fue del que prendió la llama», con lo que me sentiré triste y pequeñita. Si decido ignorarlo y mirar hacia otro lado me puedo decir «vamonos corriendo no vaya ser nos pille el incendio», con lo que me sentiré fatal ese día y cada vez que vea un incendio. Si decido ponerme en modo lucha puedo decirme «que rabia tengo, si pillara al pirómano le iba a caer una buena», con lo que aparecería el estrés y no habré solucionado nada. En cambio, si actúo desde la aceptación, acepto que hay un incendio y conscientemente tomo la decisión de hacer lo que esté en mi mano para que no se repita. Tomar acción en base a la aceptación. En mi caso, para canalizar la rabia, me puse a escribir este post para contarlo. Llamé a los bomberos y mostré lo que estaba pasando en Instagram para llegar a más conciencias (mi circulo de influencia). El resultado fue que la rabia desapareció y tomé acción para influir en que no vuelva a suceder.

Desde la aceptación es desde dónde se puede transformar el mundo. Desde la acción consciente encaminada al cambio de algo que no te hace sentir bien. Pasito a pasito desde tu círculo de acción. Desde ahí es desde donde puedes transformar tu vida y los acontecimientos que se te van sucediendo.

¿Cómo puedes comenzar a aceptar lo que te sucede?

En mi caso he de decir que no ha sido fácil. Nunca me he visto como una víctima, sin embargo, sí que he actuado mirando hacia otro lado o en «modo lucha on».

Para dar el paso hay que comenzar por darse cuenta de que nosotras tenemos el poder de cambiar lo que esté en nuestra mano. Comienza por dar cambios pequeños pasos que puedas controlar fácilmente, y ver en el tiempo si te funcionan y te acercan al resultado que buscas.

Por ponerte otro ejemplo, en mi caso soy vegetariana y me gustaría que el mundo redujera su consumo de productos de origen animal como yo para no seguir explotando los recursos de la tierra de forma insostenible.

Mi pregunta fue ¿qué puedo hacer que esté en mi mano para conseguirlo? Pues por ejemplo compartir lo que cocino en redes sociales. O invitar a comer a mi casa a mis amigos y familiares para que vean que hay otras opciones ricas de comida vegetariana que pueden complementar sus opciones de menú semanal. Con este enfoque he conseguido que muchas personas que me rodean hayan reducido su consumo de carne lo cual me hace sentir muy feliz tanto por ellos, como por mí, como por el planeta.

Así que en definitiva, ponte manos a la obra. ¿Hay algo en tu vida que quieras cambiar? ¿Qué puedes hacer tú en ti misma y en tu círculo de influencia para acercarte a un objetivo que te haga sentir mejor?

Cuando tengas claro eso que quieres hacer en ti misma y que te acerque al objetivo que te has marcado (lo que quieres cambiar) apúntalo en un papel para que lo tengas siempre a la vista. Y compártelo conmigo para que vea tu evolución.

Y con esto me despido por hoy. Espero que te haya parecido interesante el contenido de hoy. Si ha sido así, ¿me ayudas a llegar a más personas? Compártelo con quien tu quieras, te lo agradezco de corazón.

Si quieres pasar a la acción y comenzar tu camino de salud natural femenina con mi apoyo directo, mándame un email exponiéndome tu caso. Me apasiona ayudar a mujeres a conseguir objetivos saludables.

¿Te has quedado con ganas de más? Suscríbete a la comunidad de semillas con amor si quieres más contenido natural. Nos vemos dentro.

¡Un abrazo semilla!

Lore.

Fotografía de Corinne Kutz en Unsplash


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies