Responsabilízate de tu salud

Publicado por Lorena en

Si te dijera que con el paso de los años puedes mejorar el nivel de bienestar y sentirte mucho mejor que en el presente, ¿me creerías?.

¿O eres de las que piensa que con los años nos vamos haciendo mayores y el nivel de bienestar desciende?

¿Te gustaría tener un futuro con menos dolores y enfermedades? La clave está en que te hagas responsable de tu salud.

Si eres de las que espera a que venga el dolor o la enfermedad para ponerle remedio. O incluso, esperas hasta que el dolor o la enfermedad te obligan a ir directa al hospital. Espero que el artículo de hoy te haga reflexionar, y te motive a cambiar el rumbo de tu vida.

Al final del artículo te explico un ejercicio para que consigas ese futuro saludable deseado. Pero antes, quiero contarte algo importante. Sigue leyendo.

Hablemos sobre el dolor y la enfermedad.

El dolor y la enfermedad, son dos manifestaciones del cuerpo que indican que el organismo está comenzando el proceso de autocuración. Sí, has leído bien, autocuración. Por si no lo sabías, el organismo es el que se cura y regenera cuando tiene un problema.

Nosotros lo que hacemos cuando vamos al médico, al fisioterapeuta, al naturista, en el mejor de los casos, es echarle un poco de «abono» para que el cuerpo, el solito, recupere la homeostasis (o equilibrio). Por desgracia, muchas veces tomamos medicaciones con gran cantidad de sustancias químicas, que lo que hacen es contaminar más el cuerpo, dificultando la vuelta a la homeostasis.

El cuerpo se comunica contigo a través de las sensaciones internas. Si algo no funciona como debiera en tu vida, este te lo muestra con pequeños avisos. Si no los escuchas, esos dolores y enfermedades cada vez serán más intensos.

Tu cuerpo tiene una capacidad de autocuración y te da una serie de avisos antes de que sea necesario ese proceso. Pero si no lo escuchas y lo exprimes demasiado tendrás que tomar medicaciones. Estas medicaciones, hacen que pierdas progresivamente la capacidad de autocuración del cuerpo. Las crisis cada vez serán mayores, crisis que tu cuerpo ya no será capaz de mitigar, y estarás condenada a nuevos medicamentos, cada vez más potentes. Es «la pescadilla que se muerde la cola».

Además, antes de que ese dolor o esa enfermedad aparecen en escena, es cuando puedes hacer que el cuerpo no tenga que pasar por una autocuración. En el momento en el que duele o se ha instaurado la enfermedad, solamente te queda cruzar los dedos y esperar que el cuerpo siga teniendo el poder de autocurarse. Lamentablemente en muchas ocasiones, este «poder» ya se ha perdido, debido a múltiples crisis que no hemos solucionado.

Siento ser alarmista, pero esta es la realidad que sufren millones de personas. Y esto tiene que cambiar. ¿Y cómo lo puedes cambiar tu?

¿Podemos influir en que aparezca o no el dolor y la enfermedad?

La respuesta es sí, claro que podemos. Con autoconocimiento, hábitos de vida saludables y mucho amor hacia ti misma.

Si no te tratas con amor, ¿qué esperas recibir del cuerpo?. El cuerpo es la casa donde vives, escúchalo y trátalo con respeto.

Lore.

Cuando era más joven, no tenía este conocimiento. Sufría fuertes dolores menstruales, crisis asmáticas, dolores de estómago, dolores de caderas, dolores incapacitantes de rodilla, cogía un resfriado todos los inviernos, tenía fuertes dolores de cabeza que me paralizaban. Hoy en día lo máximo que me pasa es que tenga algún resfriado ligero.

Todo ello lo conseguí cambiando mis hábitos de vida, mis hábitos de alimentación, escuchando mi cuerpo, escuchando mi ser, e invirtiendo tiempo en encontrar la mejor manera de que mi cuerpo funcionase mejor cada día. Haciéndome responsable de mi salud.

Si quieres cambiar tu salud y tu vida para mejor, sé que puedes conseguirlo, por propia experiencia. Si eres capaz de hacerte responsable de muchas cosas, ¿por qué no ibas a ser capaz de hacerlo con tu salud?.

En la sociedad en la que vivimos el culto a la salud del ser humano se está perdiendo. Si está en mi mano poner algo de luz en todo esto, para eso estoy aquí. Para que comiences este apasionante camino de autonocimiento.

¿Por dónde empiezas para hacerte responsable de tu salud?

Hasta no hace mucho, yo también esperaba a que mi cuerpo estuviera extenuado, dolorido y enfermo para ponerle remedio, y hacerle una visita al «mecánico».

Nunca se me habría pasado por la cabeza que estaba en mi mano el hecho de evitar de alguna manera que el dolor o la enfermedad se manifestara. Y lo está en la mía, y en la tuya.

Y no se tu, pero yo nunca acudí a un profesional de la salud preguntándole «por favor, desearía que me informara sobre qué es lo que tengo que hacer para que mi intestino absorba mejor los nutrientes» o «me gustaría que me informara de la mejor manera de tener una óptima higiene mental, para evitar acumulaciones de malos pensamientos».

No buscamos la manera de que nuestro cuerpo funcione mejor cada día. Y esta es la clave, es a donde yo quería llegar. Nos han taladrado en la cabeza la falsa creencia de que con los años estamos abocados a perder salud. Pues bien, ¡¡yo la he ganado!! Y como yo miles de personas lo han conseguido también.

Sé que es complejo, pero por algún sitio tenemos que empezar a amueblar nuestro futuro. Y si algo tengo claro, es que para cambiar las cosas, no debemos de esperar que nos las cambie nadie, debemos de hacernos responsables de nuestras vidas, y con ellas, de nuestra salud.

Y la mejor manera para que comiences a mejorar las condiciones de tu cuerpo, es equilibrando la balanza de tus hábitos, aumentando los hábitos buenos por encima de los malos.

Te he preparado un ejercicio para que comiences hoy mismo a responsabilizarte de tu salud. Así que coge papel y lápiz, y vamos con ello.

  • Escribe 5 hábitos que realizas y que no son buenos para tu salud.
  • Escribe a su lado otros 5 hábitos que puedes incluir, y que son buenos para tu salud. Estos hábitos tienen que sustituir a los hábitos no deseados.
  • Vete incluyendo los nuevos hábitos saludables de uno en uno, pero sin enfocarte en dejar los hábitos malos.

Me explico con un ejemplo. Si tu comes demasiada comida procesada, este sería el hábito que quieres dejar. El hábito saludable que quieres incluir por ejemplo sería, comer una pieza más de fruta al día. De esta manera estás equilibrando la balanza de tus hábitos en favor de tu salud. Y esto es un primer paso para hacerte responsable de tu salud.

Espero que el ejercicio te resulte sencillo y útil. Cuéntame si lo haces, tus impresiones. Déjame un comentario abajo, estaré encantada en leerlo.

Si te ha gustado el post, compártelo en tus redes sociales si crees que le puede resultar útil a otras personas. Te lo agradezco de corazón.

Además, si para ti el cuidado de la salud integral y el respeto hacia la naturaleza es fundamental, te animo a que te suscribas a mi comunidad online de La Semilla Con Amor. Es gratis, y te llevarás una sorpresa de bienvenida que hará que comiences a REvivir tu salud. Suscríbete pinchando en este enlace. Nos vemos dentro.

Un abrazo,

Lore.

Photo by rawpixel on Unsplash


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies