Una Superwoman

Publicado por Lorena en

Esto es un post diferente a los que acostumbro a escribirte. Normalmente mis post son hechos con antelación, sobre un tema del que me parece interesante aportar mi punto de vista. Incluso en la foto aparece una servidora.

Hoy mi intención es la misma de siempre, aportar mi punto de vista sobre un tema que me parece interesante. Aunque, hoy el tema no estaba previsto con antelación. Hoy quiero expulsar las palabras según me salen, de muy adentro. Es lo que me pide ahora mi ser, a ver que pasa, sigamos la intuición. Espero que te guste.

En lenguaje socialmente aceptado, me ha venido el periodo. En el lenguaje que más resuena con mi ser, hoy es un día dentro de mi ciclo femenino en el que tengo que darle reposo y cuidado a mi cuerpo, porque este me lo pide. Y así se lo doy, con todo el amor que puedo. Porque he hecho por poder.

Hace tiempo aprendí por el camino del dolor que el cuerpo te para si así lo requiere. Y llegué a la conclusión de que si para mi lo más importante es disfrutar de la naturaleza y la vida en cualquier momento, necesito tener un cuerpo sano. Así que aprendí a escucharlo y a darle lo que me pide.

Como te decía, hace tiempo era muy diferente. Pensaba que era una superwoman. No en el sentido de superioridad sobre otras mujeres, no me entiendas mal. Sino que pensaba que podía con todo lo que se me pusiera por delante. Eso y más. Eso y más me decía.

Si tenía que estudiar, trabajar y entrenar todo junto en un mismo día, lo hacía. Me sentía todopoderosa. Hasta que me derrumbaba, claro está. El cuerpo da lo que da, y con la mente ocurre lo mismo. Y entonces me sentía miserable por ser mujer. Quiero y no puedo. Quiero y no puedo me decía. Vaya mierda ser mujer! Ojalá hubiera nacido hombre!

El día en el que me bajaba el periodo, sentía que por culpa de ser mujer, era débil. No era capaz de hacer todo lo que mi papel de superwoman tenía que hacer.

Hay que dar ejemplo al mundo ¿no? Nadie podía verme débil, ya me había creado una imagen social que no podía tirar por la borda. Conclusión, me atiborraba de antiinflamatorios, pisoteaba mi cuerpo hasta su extenuación, y seguía con mi día.

Y así un mes, dos meses, cinco meses, un año, una vida. Es dura la vida de una superwoman. Aunque más duro es despojarse de tu imagen social y mandarla literalmente a freír espárragos. Yo no quiero ser ese tipo de superwoman. Mi cuerpo no tiene por qué sufrir las consecuencias de este engendro femenino que hemos creado en esta sociedad enferma.

La mujer es un ser cíclico, un ser que está unido muy profundamente a los ritmos de la madre tierra y las fases lunares. Hay que aprender a unir esa relación sagrada que tenemos, con el mundo actual. Se puede, lo sé por que he vivido la miseria y ahorasiento la luz. Me ha requerido mucho tiempo, el camino es largo. Todo no es perfecto, y qué bien que así sea. Pero ¿sabes qué? ahora si que me siento superwoman. Una superwoman real, bajada a tierra como se suele decir.

Y es que me he construido mi propia definición de superwoman, una especie de oda a lo femenino. Mi oda a lo femenino. Y reza algo así: «soy un ser cíclico que escucha su cuerpo y que danza al son de la madre naturaleza». ¿Te resuena?

Me doy permiso a vivir de la manera que así siento que tiene que ser. A fallar si tengo que fallar. A luchar si tengo que luchar. A perdonar si tengo que perdonar. A olvidar si tengo que olvidar. A sufrir si toca sufrir. Y sobre todo, a disfrutar si toca disfrutar. Para mi esto es ser una superwoman.

¿Y para ti? ¿Qué significa ser una superwoman? Cuéntame tu oda a lo femenino!!

Y sin más, me retiro a descansar. Porque como ya te dije, para disfrutar la naturaleza y la vida, necesito tener un cuerpo sano.

Si te ha gustado el post, compártelo en tus redes sociales si crees que le puede resultar útil a otras mujeres. Te lo agradezco de corazón.

Si quieres pasar a la acción y comenzar tu camino de salud natural femenina con mi apoyo directo, mándame un email exponiéndome tu caso. Me apasiona ayudar a mujeres a conseguir objetivos saludables.

¿Te has quedado con ganas de más? Suscríbete a la comunidad de semillas con amor si quieres más contenido. Nos vemos dentro.

Un abrazo,

Lore.

Fotografía de Lorena Iglesias.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies